Huyendo de todos y de todo, Huskie por fin encontró un lugar desde donde hablar a salvo. Desde el anonimato... Desde MI Anonimato.

sábado, 10 de mayo de 2008

El mundo sigue apestando.

El mundo sigue siendo un asco. Si en la anterior entrada hablaba de la corrupción y de la gente obligada a prostituirse, la entrada de hoy no es mejor.

En Majadahonda, hoy, una nieta asesinó a su abuela, de 82 años. Sigo sin enterder como alguien es capaz no ya de asesinar a su abuela, sino de asesinar a una persona anciana. Eso es de monstruos. O de psicópatas...


Por si no fuese suficiente con esa brutalidad, sigo leyendo el periódico. Y el panorama parecía mejorar, encuentran una nave del siglo XIII en Barcelona al hacer unas obras. "Caray, una noticia no siniestra", pensé. Me alegró, un hallazgo así siempre es interesante.


Pero ah, no todo el monte es orégano. Si hubiese parado de leer ahí, no habría problema. Pero seguí, y me encuentro (como no) con otro caso de violencia doméstica. Por desgracia, ultimamente son tan frecuentes que ya casi ni son noticias, pero este me llamó la atencion en concreto. Una mujer de 66 años muere degollada por su ex-pareja, que tenía una orden de alejamiento.
¿Pero para qué sirven las órdenes de alejamiento, si al final acaban muertas también?
Muchas veces, al denunciar la agresión, se pone una orden de alejamiento.

El agresor ve que no puede acercarse a su casa, donde (generalmente) también residen sus hijos, y todo por culpa de esa z*rra que hizo que le pusiesen una orden de alejamiento. Yo la mato, será z*rra...

Y eso pasa. La mata. Por dios, un poco de protección para estas mujeres... no es normal que tengan que vivir aterrorizadas constantemente, con miedo a ser asesinadas, a recibir una nueva paliza...

Hagan algo, autoridades. Hagan algo.

1 comentario:

gata-gz dijo...

Día tras día, cando te les o xornal aparecen miles de noticias desagradables, e unha ou dúas agradables.

Sabes o peor da historia? Que esto leva séculos sendo así, pero antes non se lle daba tanta importancia, ou se escondía menos, ou se producía menos, non sei exactamente a razón, so sei que non é normal que as malas novas gañen ás boas, que as hai, todos e cada un dos días.


Un biquiño